Logo Assessor
Calculadora y monedas

Cuando prescribe una deuda con Hacienda: Plazos y consecuencias en España

Las deudas con Hacienda tienen un plazo de prescripción, que varía según el tipo de deuda. Por ejemplo, las deudas hipotecarias prescriben a los 20 años, las de tarjetas de crédito y préstamos no hipotecarios a los 5 años, y las deudas con Hacienda a los 4 años.

Es importante conocer cuándo comienza a contar el plazo de prescripción y las situaciones que pueden interrumpirlo, como un proceso de apremio o una reclamación económico-administrativa.

En este artículo, exploraremos en detalle el tema de la prescripción de las deudas con Hacienda y cómo actuar en caso de no poder pagarlas.

Las deudas con Hacienda ¿prescriben?

Uno de los aspectos importantes a tener en cuenta cuando nos enfrentamos a una deuda con Hacienda es si esta puede prescribir o no. La prescripción de una deuda implica que, pasado cierto tiempo, esta deja de tener validez legal y la Administración Tributaria no podrá reclamar su pago.

Aunque es fundamental cumplir con nuestras obligaciones fiscales, es interesante saber que existen plazos de prescripción establecidos que determinan hasta cuándo Hacienda puede reclamar una deuda. Sin embargo, estos plazos pueden variar según el tipo de deuda y otras circunstancias específicas.

Es importante tener en cuenta que algunas deudas, como las derivadas de delitos fiscales, no prescriben nunca. Esto significa que la Administración Tributaria puede reclamar su pago en cualquier momento, sin importar cuánto tiempo haya transcurrido.

Para determinar si una deuda con Hacienda ha prescrito, es necesario conocer el inicio del plazo de prescripción. Por lo general, este comienza a contar desde el momento en que finaliza el plazo para presentar la declaración correspondiente al impuesto en cuestión. Es decir, si no presentamos la declaración, el plazo de prescripción no comenzará a contar.

Es importante tener en cuenta que el plazo de prescripción puede ser interrumpido en varias situaciones. Por ejemplo, cuando Hacienda inicia un procedimiento de apremio, cuando se interpone un recurso o reclamación económico-administrativa, o cuando se realiza cualquier actuación relacionada con la deuda.

No pagar una deuda con Hacienda puede tener serias consecuencias. Además del riesgo de embargos, podemos enfrentarnos a sanciones y recargos por impago. Incluso, en última instancia, puede ser necesario recurrir a la vía judicial para reclamar y solventar la deuda.

Plazos de prescripción para diferentes tipos de deudas

A continuación, vamos a ver los plazos de prescripción para tres tipos de deudas comunes: hipotecarias, de tarjetas de crédito y préstamos no hipotecarios, y deudas con Hacienda.

Prescripción de las deudas hipotecarias

En el caso de las deudas hipotecarias, el plazo de prescripción es de 20 años. Esto significa que, una vez transcurridos esos 20 años desde que se produjo el impago, la entidad acreedora ya no podrá reclamar la deuda judicialmente. Es importante destacar que este plazo puede variar dependiendo de la legislación vigente y de las circunstancias específicas de cada caso.

Prescripción de las deudas de tarjetas de crédito y préstamos no hipotecarios

En cuanto a las deudas generadas por tarjetas de crédito y préstamos no hipotecarios, el plazo de prescripción es de 5 años. Tras transcurrir este período, la entidad acreedora ya no podrá exigir el pago de la deuda de manera legal.

No obstante, es importante tener en cuenta que este plazo puede variar en función de la legislación vigente y de las circunstancias particulares de cada caso.

Prescripción de las deudas con Hacienda

En el caso de las deudas con Hacienda, el plazo de prescripción es de 4 años. Esto implica que, a partir del cuarto año desde que se produjo el impago de la deuda tributaria, Hacienda ya no podrá reclamar su pago de manera legal.

Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que este plazo puede ser interrumpido en determinadas situaciones, como la realización de actuaciones relacionadas con la deuda o la interposición de un recurso o reclamación económico-administrativa.

Es importante remarcar que estos plazos de prescripción establecidos son generales y pueden sufrir modificaciones según la legislación vigente. Por eso, es recomendable consultar siempre la normativa en vigor o buscar asesoramiento profesional en caso de dudas específicas sobre el plazo de prescripción de una deuda en particular.

¿Cómo actuar en caso de no poder pagar las deudas con Hacienda?

Embargos, sanciones y recargos por impago

Si no se puede pagar una deuda con Hacienda, es importante tener en cuenta que esto puede conllevar consecuencias graves. Hacienda puede iniciar un proceso de embargo de bienes o cuentas bancarias para recuperar la deuda pendiente. Además, también pueden aplicarse sanciones y recargos por impago, lo que incrementará el importe total de la deuda.

La vía judicial para reclamar la deuda

En caso de que existan discrepancias o se considere que la deuda no es legítima, se puede recurrir a la vía judicial para reclamarla. Esto implica interponer una demanda ante los tribunales correspondientes y presentar las pruebas necesarias para respaldar la posición del deudor. Es recomendable contar con asesoramiento legal especializado para llevar a cabo este proceso de manera adecuada.

La Ley de Segunda Oportunidad como mecanismo legal

La Ley de Segunda Oportunidad es una herramienta legal que brinda la posibilidad de cancelar las deudas en caso de insolvencia económica. Esta ley ha sido reformada en 2022 y permite cancelar hasta un máximo de 10.000 euros de deudas con Hacienda.

Las deudas restantes pueden incluirse en un plan de pagos que se extenderá de 3 a 5 años. Es importante analizar si se cumplen los requisitos para acogerse a esta ley y contar con el asesoramiento de un profesional para gestionar adecuadamente el proceso.

¿Cuándo prescriben las deudas con Hacienda?

Conocer cuándo prescriben las deudas con Hacienda es fundamental para gestionar correctamente nuestra situación fiscal. A continuación, se detallan los distintos aspectos relacionados con el plazo de prescripción y las circunstancias que pueden interrumpirlo.

Cálculo del plazo de prescripción para declaraciones o autoliquidaciones

El plazo de prescripción para declaraciones o autoliquidaciones comienza a contar desde el día siguiente a aquel en que concluye el plazo para su presentación. Es importante tener en cuenta esta fecha para determinar si una deuda con Hacienda ha prescrito o no.

Plazo de prescripción para deudas tributarias liquidadas y autoliquidadas

En el caso de las deudas tributarias liquidadas y autoliquidadas, el plazo de prescripción empieza a partir del último plazo de vencimiento del aplazamiento o fraccionamiento concedido. Es decir, el tiempo que tienes para pagar la deuda antes de que prescriba se cuenta a partir de la fecha límite establecida en el acuerdo de aplazamiento o fraccionamiento.

Interrupción del plazo de prescripción por diversas situaciones

El plazo de prescripción puede ser interrumpido en varias situaciones, lo que significa que el contador de tiempo vuelve a empezar. Entre las circunstancias que pueden interrumpir este plazo se encuentran:

  • Inicio de un procedimiento de apremio por parte de Hacienda.
  • Interposición de un recurso o reclamación económico-administrativa relacionada con la deuda.
  • Cualquier actuación realizada por Hacienda en relación a la deuda.

En estos casos, el período de prescripción se reinicia y el plazo vuelve a contar desde cero.

Consejos legales y financieros para tramitar los impuestos correctamente

Para manejar correctamente los impuestos y evitar problemas con Hacienda, es importante seguir algunos consejos legales y financieros. Aquí te mencionamos algunas recomendaciones clave:

  • Mantén un registro organizado: Lleva un control exhaustivo de todas tus transacciones financieras, ingresos y gastos, así como de los documentos relacionados, como facturas y recibos. Esto te permitirá tener una visión clara de tu situación fiscal y evitar posibles errores o confusiones.
  • Consulta a un asesor fiscal: Contar con el apoyo de un profesional en la materia puede ser de gran ayuda. Un asesor fiscal puede brindarte el soporte necesario para entender las obligaciones tributarias, analizar tu situación particular y realizar las gestiones correctas. Además, estará al tanto de posibles cambios en las normativas y te mantendrá informado al respecto.
  • Presta atención a los plazos: Es fundamental cumplir con los plazos establecidos para la presentación de las declaraciones y el pago de impuestos. No hacerlo a tiempo puede derivar en sanciones e intereses. Asegúrate de conocer las fechas límite y de programar tus acciones en consecuencia.
  • Solicita aplazamientos o fraccionamientos si es necesario: En caso de que tengas dificultades para pagar tus deudas tributarias, puedes solicitar a Hacienda un aplazamiento o fraccionamiento. Esta opción te permite dividir el pago en cuotas más manejables y evitar problemas financieros. Es importante presentar una solicitud formal y cumplir con los requisitos establecidos.
  • Edúcate en materia fiscal: Si tienes un negocio o trabajas en una empresa, es recomendable que eduques a tu equipo en temas fiscales. Puedes organizar charlas o capacitaciones para que todos estén familiarizados con las obligaciones tributarias y los procesos adecuados. Una buena formación en este aspecto contribuirá a un correcto cumplimiento de las normativas.

Siguiendo estos consejos y tomando medidas proactivas, podrás gestionar tus impuestos de manera óptima y evitar problemas con Hacienda. Recuerda que la normativa fiscal puede variar y es importante mantenerse actualizado, por lo que siempre es buena idea contar con el asesoramiento de un profesional especializado.

Assessor es una opción confiable para este propósito, ya que ofrece una amplia gama de servicios de asesoramiento laboral y gestión de nóminas a precios asequibles para pequeñas empresas.

¡Contacta con nosotros y descubre lo que Assessor puede hacer por tu negocio!

Sigue leyendo

Otras entradas

En el ámbito empresarial, la elección de la estructura legal adecuada es un paso fundamental para el éxito y la...
¿QUÉ ES EL UMBRAL DE RENTABILIDAD? Para poder realizar su cálculo, primero debemos saber con exactitud qué es. El umbral...
Las inspecciones de hacienda son una fuente de inquietud para muchos trabajadores autónomos, quienes constantemente se preguntan qué tipo de...
Creatividad para incitar a que pruebes nuestros servicios de forma gratuita

Asesoría Online para Autónomos y PYMES

Tu Asesoría Online

Si eres autónomo o pyme, puedes tener tu asesoría fiscal y contable a un sólo click. Un servicio 100% online con un equipo experto y trato personalizado. Todo esto desde sólo 24,90€/mes.